#NoticiasSionistas | La verdad sobre la ciudad de David de Jerusalén. Las mentiras sobre Silwan

El antiguo Camino de Peregrinación en la Ciudad de David es uno de los descubrimientos arqueológicos más sensacionales que se realizó en Jerusalén desde el establecimiento de Israel.

Post thumbnailNachshon Szanton, uno de los directores de la excavación sosteniendo una bola de catapulta posiblemente utilizada durante la Gran Revuelta. Foto: Shai Halevi / Autoridad de Antiguedades de Israel
Fuente: Jerusalem Center for Public Affairs

Instituto de Asuntos Contemporáneos. Financiado conjuntamente con la Fundación Familia Wechsler.

  • El antiguo Camino de Peregrinación en la Ciudad de David es uno de los descubrimientos arqueológicos más sensacionales que se realizó en Jerusalén desde el establecimiento de Israel. En este camino, muy bien conservado bajo las cenizas de la destrucción romana, muchos miles de judíos en la época del Segundo Templo caminaron unos 700 metros hasta el Monte del Templo, después de un baño ritual en la piscina de Shiloah.
  • El sitio fue excavado por primera vez hace más de 100 años por arqueólogos franceses, británicos y estadounidenses, en un momento en que el Estado de Israel no existía y Jerusalén estaba bajo dominio musulmán.

  • La Ciudad de David, que está siendo explorada arqueológicamente, cubre aproximadamente 15 acres, o aproximadamente 6% del vecindario árabe de Silwan. La Corte Suprema de Israel rechazó las afirmaciones de que la excavación pone en peligro las casas de los residentes de Silwan y aclaró que los trabajos se realizan bajo estricta supervisión de ingeniería y en línea con los estándares profesionales.
  • Cientos de residentes árabes de Silwan fueron empleados en las excavaciones debajo de las casas de la aldea, por lo que Hamás y la Autoridad Palestina los amenazaron y obligaron a abandonar sus puestos de trabajo.
  • Las excavaciones se están realizando en las proximidades del Monte del Templo y no debajo de este. Eso ha sido así en todas las excavaciones que Israel ha realizado a lo largo de los años en otras partes de la Ciudad Vieja y en las cercanías del Monte del Templo. Al-Aqsa no está en peligro; lo que está en peligro es la libertad de investigación arqueológica científica en el área.

El 1 de julio de 2019, una foto del embajador estadounidense en Israel, David Friedman, y el enviado estadounidense, Jason Greenblatt, golpeando con un martillo una simbólica y delgada pared (construida para separar dos partes del antiguo Camino de Peregrinación) se convirtió en el titular del evento.

Este es uno de los descubrimientos arqueológicos más sensacionales que se ha hecho en Jerusalén desde el establecimiento de Israel. En este camino, que se conservó notablemente bajo las cenizas de la destrucción romana, muchos miles de judíos, según las descripciones históricas, caminaron en los tiempos del Segundo Templo después de un baño ritual en la piscina de Shiloah, a unos 700 metros del Monte del Templo.

El trabajo en el Camino. Foto: Kobi Harati / Ciudad de David

En los últimos cinco años los arqueólogos israelíes han descubierto 350 metros de este camino, incluidos numerosos artefactos que reviven la última batalla en Jerusalén, hace aproximadamente dos mil años, entre los rebeldes judíos y los romanos.

Friedman asistió a la ceremonia de dedicación no sólo para expresar el reconocimiento de la soberanía israelí sobre el área de la Ciudad de David, sino también para admirar un magnífico esfuerzo arqueológico de la Autoridad de Antigüedades de Israel, repleto de descubrimientos y hallazgos. Aunque el evento fue dedicado por Israel el 30 de junio pasado, este comenzó hace más de cien años en un sitio excavado por arqueólogos no israelíes, cuando el Estado de Israel no existía y Jerusalén estaba bajo dominio musulmán.

Apenas desde principios de la década de 2000 los arqueólogos de la Autoridad de Antigüedades de Israel, supervisados de cerca por ingenieros de seguridad (en línea con los estándares más estrictos del mundo), han estado buscando o excavando el Camino de Peregrinación, conocido erróneamente como el Camino Herodiano. Pero ellos y la Autoridad de Antigüedades no son los primeros en buscar este camino o excavarlo.

En el período de gobierno jordano fueron precedidos por la arqueóloga británica Kathleen Kenyon, quien descubrió las partes más septentrionales del Camino de Peregrinación y advirtió que la Ciudad de David debía ser excavada apresuradamente antes de que los jordanos pavimentaran un camino allí, cosa que eventualmente hicieron. Kenyon fue precedida por una delegación de investigación arqueológica durante el período del Mandato Británico. Y esta delegación fue precedida a fines del siglo xix, en la época del gobierno otomano, por los arqueólogos Jones Bliss y Archibald Dickie.

 

Antes de discutir los muchos descubrimientos de la nueva excavación, debemos refutar la afirmación de que pone en peligro las casas de los residentes del barrio árabe de Silwan.

Árabes locales tomaron parte en las excavaciones hasta que fueron amenazados

A lo largo de los años, cientos de residentes de Silwan participaron en las excavaciones arqueológicas de la Autoridad de Antigüedades, financiadas por la ONG “Elad” (su nombre es el acrónimo de “To the City of David”). Más de una vez, la excavación se realizó bajo de las casas de estos mismos trabajadores árabes. Habrían seguido trabajando allí hasta el día de hoy si no hubieran sido amenazados con violencia por los emisarios de Hamás y la Autoridad Palestina en Jerusalén Oriental, amenazas que los obligaron a abandonar su trabajo.

Los opositores políticos de las excavaciones arqueológicas en la Ciudad de David, que se han llevado a cabo durante casi 50 años, intentan cada tantos años impedir el trabajo de la Autoridad de Antigüedades, recurriendo a menudo a procedimientos legales. Una o dos veces, incluso, han llegado hasta la Corte Suprema, cuyos jueces son particularmente sensibles a las reclamaciones de violación de los derechos humanos. Los peticionarios afirman que las excavaciones ponen en peligro a los residentes de Silwan y el Tribunal Supremo examinó sus denuncias y las rechazó.

La ex jueza de la Corte Suprema, Edna Arbel, en respuesta a una petición presentada contra las excavaciones en el estacionamiento de Givati (parte de la Ciudad de David) (archivo del Tribunal Supremo de Justicia 9252/080), declaró que “muchas de las reclamaciones hechas por los peticionarios fueron meras palabras vacías, sin presentar ninguna base para las afirmaciones”. Después de que los profesionales israelíes le describieron una serie de operaciones emprendidas para garantizar la estabilidad de las viviendas residenciales en el área, la jueza afirmó, “los peticionarios no presentaron ninguna evidencia que pudiera sustentar una conexión entre las excavaciones y los daños que supuestamente fueron causados a sus hogares”.

La jueza Arbel continuó:

“No parece haber ningún desacuerdo en cuanto a que el estacionamiento está dentro del territorio de un parque nacional y que las excavaciones realizadas hasta ahora han producido un impresionante tesoro arqueológico, que es de gran importancia científica e histórica que trasciende las fronteras de Israel… El rico pasado histórico de Israel está envuelto capa por capa en su suelo. Los anales históricos de la tierra, de los pueblos que han vivido en ella, la atravesaron y entraron en las páginas de la historia. Con los años, estos anales fueron sumergidos en la tierra y se convirtieron en sus secretos.

“Israel”, citó la magistrada otro fallo judicial, “es de hecho un país joven, pero sus raíces son profundas en la historia de la humanidad, y su tierra está repleta de reliquias antiguas de una vieja civilización humana que vivió y floreció en esta región desde hace miles de años. Más aún, en relación con la localidad conocida como la Ciudad de David. Los restos de la Ciudad de David cuentan los anales de Jerusalén durante miles de años, ya que todavía se puede conocer sobre ellos en la Biblia hebrea (ver, por ejemplo, Samuel ii, 4: 8, 9: 11; Crónicas i, 15: 1; y el lugar en sí se menciona incluso antes, por supuesto, en la historia del vínculo de Isaac y otras fuentes.

La importancia nacional e internacional de los secretos de la Ciudad de David no es exclusiva del pueblo judío, es importante para cualquier persona que quiera profundizar en la historia de esta región, cuna de las religiones monoteístas. La importancia de la investigación arqueológica radica no sólo en comprender el pasado del país y en la posibilidad de verificar la verdad de los detalles que conocemos de otras fuentes, sino también en el hecho de que [la investigación] arroja luz sobre el desarrollo de la cultura humana. Como tal, su importancia trasciende pueblos y fronteras”.

“Había quedado claro”, señaló Arbel, “que el trabajo de excavación en el estacionamiento se estaba realizando bajo la supervisión y el acompañamiento de profesionales”.

Sellos, palacios y una campana de oro

Y de hecho, algunos años después, el estacionamiento de Givati proporcionó un rico tesoro de instructivos hallazgos arqueológicos. El hallazgo principal fue una estructura impresionante del final del período del Segundo Templo que, según la opinión de algunos arqueólogos, sirvió a la reina Helena del reino de Adiabene (Asiria) hace unos 2000 años. Helena se convirtió al judaísmo y construyó magníficos palacios en la Ciudad de David (los palacios de los reyes de Adiabene se mencionan en los escritos de Josefo y se reconstruyeron en el Museo de Israel en la maqueta del Jerusalén de finales del período del Segundo Templo).

También se encontraron en el estacionamiento de Givati reliquias de los días del Primer Templo: una carretera bizantina de seis metros de ancho, de la cual se descubrieron 30 metros; una estructura del propietario de una finca de la época romana con un patio, jardín y mikve[baño ritual], y restos del antiguo período musulmán. Un hallazgo especialmente interesante fue un sello en el que, en la antigua escritura hebrea, se pueden ver las palabras: “Para Natanmelech Eved Hamelech [esclavo del rey]”. El nombre Natanmelech aparece en Reyes ii y los investigadores dicen que el hallazgo arqueológico se remonta al mismo período que el relato bíblico, la segunda mitad del siglo vii a. e. c.

Según los investigadores, el estacionamiento de Givati es también la aparente ubicación de la antigua fortaleza de Acra, que fue construida por el rey Antíoco Epifanes en 167 a. e. c., durante el período de dominio seléucida en la Tierra de Israel. La fortaleza siguió siendo un bastión de los seléucidas y sus partidarios helenizados durante la revuelta de los macabeos.

Fragmento de una mesa ornamentada Foto: Kobi Harati / Ciudad de David

Otra sentencia de Arbel tuvo que ver con el túnel de drenaje herodiano, ubicado justo debajo de la ruta del Camino de Peregrinación (también conocida como la “Calle Herodiana”). El túnel de drenaje fue descubierto hace unos años por los arqueólogos Ronny Reich y Eli Shukrun, y hoy uno puede caminar a través de este desde las cercanías de la piscina de Shiloah hasta los cimientos del Muro Occidental (en las cercanías del Centro Davidson).

Se hicieron hallazgos emocionantes en este túnel de drenaje, como ollas y utensilios de cocina con los que los rebeldes tomaron sus últimas comidas antes de que los romanos los descubrieran y asesinaran a unos 2000 de ellos (según Josefo). También se encontró en el túnel de drenaje una espada que pertenecía a un legionario romano, todavía dentro de una vaina de cuero, y una imagen de la menorá del Templo que fue grabada en la parte posterior de una vasija rota, por un individuo anónimo que, aparentemente, había visto la menorá real con sus propios ojos.

Además, se encontró un artefacto intrigante y único en el túnel de drenaje: una campana de oro con un lazo en su borde. Esta campana había sido cosida en el dobladillo de una prenda de un distinguido hombre de Jerusalén, posiblemente incluso el mismo sumo sacerdote [Éxodo 39: 24-26]

En el suelo del túnel de drenaje se encontraba la cubierta de una cisterna de los días del Primer Templo. La cisterna se encuentra la mitad debajo del túnel de drenaje y la otra mitad en el Monte del Templo (esta parte está bloqueada e inaccesible). Aquí también se encontraron algunos utensilios de cocina, y los rebeldes judíos contra los romanos pueden haber pasado sus últimos momentos escondidos en esta cisterna.

“La infracción de los derechos de propiedad, en la medida en que existe, es menor”

También se reclamó ante el Tribunal Supremo (expediente 1308/08) en relación con el túnel de drenaje, que supuestamente el trabajo realizado había puesto en peligro a los residentes de Silwan, justo por encima del túnel. Aquí, también, en un fallo adicional y separado, la jueza Arbel declaró:

“Primero, a pesar de los reclamos de los peticionarios, se explicó que el trabajo se está realizando bajo supervisión profesional de ingeniería y como parte de un plan de construcción aprobado. Y no sólo eso. Como se desprende de las declaraciones de los encuestados, la mayoría de las operaciones que la Autoridad de Antigüedades está llevando a cabo en el canal de drenaje no son trabajos de excavación reales, sino que implican la eliminación de la basura que se ha acumulado en el canal durante aproximadamente dos mil años”.

La magistrada mencionó el trabajo de refuerzo que se está realizando para prevenir daños y agregó:

“Por lo tanto, se puede decir que el trabajo se realiza con el acompañamiento y la supervisión de profesionales, no como afirman los peticionarios, y está claro que estos profesionales no sólo están preocupados por la finalización del trabajo en el canal de drenaje, sino que también están conscientes de su obligación de asegurarse de que el trabajo se realice de una manera que no perjudique a los solicitantes, a los miembros de su familia ni a sus bienes”.

En cuanto al derecho de los peticionarios a la propiedad del terreno debajo de sus hogares, la justicia declaró:

“En la medida en que efectivamente exista tal infracción, esta es menor… En contra de la infracción existe un importante interés público en la realización del trabajo. De hecho, la revelación de los secretos del pasado que han yacido durante cientos y miles de años en las entrañas de la tierra, es un aspecto central de la investigación arqueológica. El desempeño de esta investigación es un multifacético interés público, ya sea por la contribución que hace a la comprensión de la historia del país y la historia del pueblo judío o por la contribución que hace a la comprensión de los eventos históricos, importantes no sólo para el pueblo judío y su historia.

El estacionamiento de Givati y el túnel de drenaje son sólo dos ejemplos de los sitios en la Ciudad de David que en los últimos años nos han revelado secretos. Hay otros ejemplos importantes: en 2005, la Dra. Eilat Mazar, arqueólogo, descubrió restos de una gran estructura de piedra que se inclina a identificar como el palacio del rey David.

En los años 70 y 80, el arqueólogo Dr. Yigal Shiloh descubrió la Casa Bullae y la Casa Ahiel en el área de excavaciones de la Ciudad de David denominado “Área G”. En el área de excavación se encontró que nombres como Shiftiyahu Ben Tsafen o Beniyahu Ben Hoshiyo habían sobrevivido, así como los nombres de Yirmeyahu Ben Shafan (escriba real) y Azaryahu Ben Hilkiyahu (sacerdote de los días del Primer Templo), 45 de los 51 hallazgos en la Casa Bullae llevaban inscripciones en hebreo antiguos e incluían el nombre del dueño del sello junto con el nombre de su padre.

<leyenda> Nachshon Zenton, uno de los directores de la excavación de la Calle, sostiene una bola de catapulta que aparentemente se usó en la batalla durante la Gran Revuelta (Shai Halawi, Autoridad de Antigüedades)

A medida que se acercaban los años 2000 se descubrieron fortificaciones en la Ciudad de David, un manantial y un estanque cananeo. Una gran piscina cavada en la roca natural era un pilar del sistema de donde los cananeos extraían el agua. Esta piscina fue excavada en el siglo xviii antes de Cristo, pero se dejó de usar completamente en el siglo viii a. e. c., posiblemente debido a la excavación del famoso acueducto de Ezequías.

El Camino de Peregrinación

Y ahora se ha descubierto el Camino de Peregrinación. Sólo unos 350 de los 700 metros del camino han sido descubiertos hasta ahora. Aunque la opinión predominante es que Herodes construyó este camino, resulta que se construyó en la época de los gobernadores romanos que vinieron después de él, particularmente en los días del gobernador romano Poncio Pilato.

Los arqueólogos que han estado excavando el Camino de Peregrinación en los últimos cinco años, el Dr. Joe Uziel, Ari Levi, Nachshon Zenton y Moran Hajibi han llegado a otra suposición: no eran los pobres quienes vivían a lo largo del Camino de Peregrinación en el área de la “Ciudad Baja”, sino que, de hecho, era una población rica. Entre los estragos de la destrucción que se han descubierto a lo largo del camino, se han encontrado artículos de lujo, que incluyen mesas con incrustaciones de piedra, joyas de diversos tipos y botellas de perfume. Junto con estos hay muchos otros hallazgos: monedas, ollas, herramientas completas de piedra y arcilla, artículos de vidrio raros, un magnífico estrado (para anuncios públicos), y partes de flechas y catapultas – testimonio de la última batalla en la “Colina Oriental” durante la Gran Revuelta de los judíos contra los romanos, que concluyó con la destrucción del Segundo Templo.

Desde Warren hasta Kenyon: los arqueólogos que excavaron la Ciudad de David

Los muchos descubrimientos durante el período del gobierno israelí se unen a decenas de excavaciones y trabajadores que han escudriñado la Ciudad de David, el sitio más excavado e investigado arqueológicamente en Jerusalén durante los años de investigación moderna. Para aquellos que dicen que Israel está realizando una “excavación política” aquí hay una lista de los excavadores de la Ciudad de David que precedieron a Israel en su trabajo allí2:

En el período del gobierno otomano, Charles Warren, del Fondo de Exploración de Palestina, excavó extensamente en Jerusalén y descubrió el sistema de agua conocido como Warren’s Shaft (1867).

En 1880 dos adolescentes alertaron al arquitecto alemán Conrad Schick sobre la existencia de una antigua inscripción que estaba grabada junto a la salida sur del túnel de agua en la Ciudad de David. Este descubrimiento de la inscripción Shiloah/Siloam fue uno de los más importantes en el sitio [el original está colgado hoy en día en un museo turco].

<leyenda> La inscripción Siloam/Shiloah marca la finalización de las obras hidráulicas del rey Ezequías desde el manantial de Gihon hasta la piscina de Siloam en el siglo octavo antes de Cristo

En 1881 el arqueólogo alemán Hermann Gutte descubrió la piscina bizantina Shiloah y segmentos de paredes de diferentes períodos. Como se señaló, hace más de cien años Bliss y Dickie descubrieron partes del Camino de Peregrinación. Y el padre Louis-Hugues Vincent contribuyó con varios de sus propios descubrimientos a la comprensión de la Ciudad de David.

Bajo el dominio británico, después de la Primera Guerra Mundial se llevó a cabo un proyecto internacional para investigar la colina de la Ciudad de David, bajo el patrocinio del Departamento de Antigüedades del gobierno del Mandato Británico. R.A.S. Macalister excavó en el sitio para el Fondo de Exploración de Palestina Británica, y R. Weill lo hizo en nombre de los franceses. Bajo el gobierno jordano, como se señaló, solo se realizó una excavación en la Ciudad de David, bajo el liderazgo de la arqueóloga Kathleen Kenyon, quien personalmente recibió el permiso del rey Hussein para excavar allí.

Conclusión

Cuando los medios palestinos gritan que Silwan está en peligro mienten dos veces: una vez, porque los excavadores y las autoridades israelíes no se mueven en la Ciudad de David sin la autorización de los ingenieros de seguridad, y cumplen con los estándares más estrictos; y una segunda vez, porque la Ciudad de David, que cubre aproximadamente 15 acres, constituye aproximadamente 6% del territorio de Silwan.

Cuando los líderes y clérigos palestinos gritan que las excavaciones en la Ciudad de David ponen en peligro Al-Aqsa están mintiendo deliberadamente. Las excavaciones no se extienden más allá de la pared del complejo del Monte del Templo. Durante años, Israel se ha asegurado de excavar alrededor del monte y no debajo de este. Ese fue el caso con respecto al muro occidental y a lo largo del muro sur del Monte del Templo, y lo mismo ocurre con la Ciudad de David. La excavación se acerca al muro del Monte desde el sur, nunca va más allá. Los visitantes que caminan por el Camino de Peregrinación o por el “túnel de drenaje de Herodes” ascienden al Centro Davidson, que se encuentra al pie de las paredes del Monte y no dentro de él.

Por lo tanto, parece que, como en el caso del complejo del Monte del Templo, la acritud y la calumnia con respecto a la Ciudad de David se deben en parte a la incapacidad de los incitadores para lidiar con el pasado judío del sitio, que está adyacente al corazón de Jerusalén – el Monte del Templo.

En un momento en que los palestinos están reescribiendo tanto la historia de Jerusalén como la historia judía y la musulmana, y tratando de probar que estaban en la ciudad antes que los judíos (a pesar de lo que dicen las investigaciones modernas), la Ciudad de David es para ellos otro artículo en su gran tejido de negación de cualquier vínculo judío con Jerusalén, sus sitios y sus lugares sagrados3.


Notas

1   Video del Camino de Peregrinación,   https://www.youtube.com/watch?v=FL6s9oJ3suI

2   Tomado de una encuesta realizada por Ronny Reich y Eli Shukrun que se publicó en 2008 en las actas de la Novena Conferencia sobre Investigaciones de la Ciudad de David y la Antigua Jerusalén, pp. 14-41.

3   Para más información sobre este tema, véase: Nadav Shragai,   Alilat Al-Aksa b’Sakana: Diyukano shel Sheker   (Libelo Al-Aksa está en peligro: La historia de una mentira) (Jerusalén: Jerusalem Center for Public Affairs y Sifriyat Maariv, 2012), pp. 45-64.


Acerca de Nadav Shragai: investigadora principal del Jerusalem Center for Public Affairs. Se desempeñó como periodista y comentarista en Ha’aretz entre 1983 y 2009, actualmente es periodista y comentarista en Israel Hayom y ha documentado la disputa sobre Jerusalén durante treinta años. Sus libros incluyen: Jerusalén: Delirios de división (Jerusalem Center for Public Affairs, 2015); Libelo Al-Aksa está en peligro: La historia de una mentira (Jerusalem Center for Public Affairs, 2012); el ebook Jerusalén: corrigiendo el discurso internacional, cómo Occidente se equivoca en Jerusalén (Jerusalem Center for Public Affairs, 2012); En la encrucijada: la historia de la tumba de Raquel (Puertas para los estudios de Jerusalén, 2005); El conflicto del Monte del Templo (Keter, 1995); y el ensayo: “Jerusalén no es el problema, es la solución” en Señor Primer Ministro: Jerusalén, Moshe Amirav, ed. (Instituto Carmel y Florsheimer, 2005).

Fuente: Aurora Israel.

Anuncios

Un pensamiento en “#NoticiasSionistas | La verdad sobre la ciudad de David de Jerusalén. Las mentiras sobre Silwan

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s